Inicio
 Historia
 Trayectoria
 Quien es quien...
 CD, Talleres, Mp3
 Recortes de Prensa
 Galería de Fotos
 VideoClips
 Fotos de viajes
 Cosas que pasan...
 Dejanos tu mensaje...
 si estás perdido...

    Jazzeandito

  con Jorge Rocha


"Sobremaderas"
Las percepciones de la música y la vida
(final)

-- ¿Cómo está “Sobremaderas” con respecto a sus actuaciones, hay trabajo o no hay trabajo?.

Mario Ipuche: Y bueno, para una banda “numerosa” como la nuestra hay poco trabajo, sobre todo porque casi nunca están completas las garantías mínimas, como para que la banda suene, como para que esté cómoda, y pueda brindar un buen espectáculo. Entonces como que vas filtrando.

-- Eso a que lo atribuyen, a desinterés, a problemas económicos?...

Aldo Suárez: ...El rótulo es, mala gestión y claro, no hay una concepción de Gestión Cultural en el País, casi no existe, diría yo, las propuestas que nos vienen “hacen agua” por muchos lados no? es como pensar en traer una banda y no pensar en amplificación.


-- He visto bandas mucho más grandes y muy bien amplificadas...

A.S. – Sí, pero desde el punto de vista de un realizador de un espectáculo, (risas!) del punto de vista de cuando uno va a realizar un espectáculo, viene con una propuesta ...bueno mirá, este ...queremos que “Sobremaderas” esté en tal espectáculo, etc, cuando ni siquiera tienen resuelto el flete, y bueno qué comen, que hacemos con eso?, el costo que tiene y, no!, eso de que habla? de una mala gestión, “Sobremaderas” a eso dice directamente, no!.

-- Tú me hablas de una mala gestión, en este caso, privada?, o en general, de la gestión cultural de quienes nos administran...

M.I. – Igual!...

A.S. – Sí, sí, muy bien definido, se conoce con nombre y apellido y todo pero...

-- Ausencia de programas?!...
(Dudas, titubeos, pausas de silencio, búsqueda de miradas aprobatorias entre ambos)...

A.S. – Y bueno! ... ahí eso es la eterna protesta no? creo que de todas las gamas del arte, no solo en el que está inmerso “Sobremaderas” que es la música...

-- Te repito el comentario. Yo he visto grupos, grandes, muy bien amplificados...

A.S. – Y bueno, eso también pasa...

-- ¿Habrá favoritos o favorecidos?

A. S. – Y bueno, yo creo que...

-- Esta, es una gestión para todos?, o es una gestión para algunos...para...

M.I. – ...Bueno, mirá Jorge, yo creo que directamente, - y de esto me hago absolutamente responsable de lo que digo -  (sic) en el caso de la Intendencia de Montevideo, en el caso concretamente de carpas y todas esas historias, ahí hay favoritismo de todos los “pelos” que vos quieras ver, ya está! soy Mario Ipuche etc. etc. (risas). Sin pelos en la lengua, hay gente digo (no quiero ensañarme con ellos) pero, te lo cuento, a nivel de la carpa, hay gente que actúa diez veces por año, y hay grupos que no actúan ni una sola

vez, y no hablo de nosotros no? porque tampoco nosotros somos el “ombligo” del mundo pero, tenemos todo el derecho de mostrar, por lo menos una vez al año, un espectáculo en la carpa de la Intendencia, que se sabe del buen público que tiene, de la excelente amplificación que tiene y, que lo nuestro, es un trabajo para mostrar...

-- A mi entender – y también me hago responsable – Sobremaderas por el tipo de trabajo que hace, como lo hace y la proyección que tiene, debería tener mayor cabida, mayor espacio y difusión...

M.I. – Cuando vas con esa mentalidad, por ejemplo al Ministerio de Cultura, a buscar algún tipo de apoyo, y decirle bueno, señor, nosotros hacemos esto, hicimos esto, y queremos hacer algo más, algún apoyo!, yo que se, un transporte para cuando tengamos alguna actuación, un auspicio para salir afuera del País, es, es una tarea titánica que nunca llegás a buen término, nos ha pasado que nos han brindado auspicio, después que volvimos de un viaje!...

A.S. – ...O después que fracasa un intento, por ejemplo, nos pasó concretamente, teníamos un contacto con el consulado uruguayo en Florianópolis y nosotros pedimos una colaboración al Ministerio de Cultura, nos llegó un documento después que nosotros, no pudimos ir por un montón de cosas, justamente por esta falla y esta falta de apoyo no? de diferentes organismos. Pero bueno, nos llegó un documento declarando de “Interés Cultural” tarde, ya cuando no servía para nada.

M.I. – Toda la parte estatal, digo es lamentable es, patética... (...) Como decía Aldo, es un problema de Gestión, la persona que entró ahí, que posiblemente está “cobrando” un sueldo, a veces de varios miles de dólares, como que entró con algunas perspectivas y, después que está en su sillón, se olvida de mirar por sobre su hombro, para saber que dejó atrás, y realmente que hacer con toda la gente que quiere promocionar sus espectáculos, su proyecto, entonces vas ahí y el tipo está vacío, le preguntás, precisamos tal y tal cosa y, no contesta!

-- Otra, es que esa persona ya tenga directrices”...

M.I. – O sino la típica también, que acomoda a su séquito permanentemente.

-- Es un poco no bajar los brazos, insistir, machacar, reclamar, trabajar...

A.S. – El asunto el Estado en este negocio, lo puede controlar fácilmente, cuando ve los auspicios de actuaciones importantes, auspicios de viajes, de la misma gente siempre, eso aparece!, el Ministerio de Cultura, la Intendencia, ya aparecen las mismas instituciones, digo, eso es fácil de constatar y de comprobar, el apoyo está!, lo que  no está, es dirigido, es polarizadamente, flechadamente, concentradamente. Como que no hay en ese punto, una visión y yo creo que es un problema endémico ya, que tiene el Uruguay, de que hay incluso, se le machaca poca seriedad a las propuestas artísticas, hay grupos que nacen y, después de un determinado trabajo, de un determinado tiempo, colapsan y se rompen, entonces bueno, para que vamos a apoyar cosas que no son serias pero, entonces hay grupos que vienen consecuentemente elaborando cosas y de buena calidad y exportables, sobre todo con un bagaje de exportación muy bueno, como en este caso es “Sobremaderas” no? que tiene un currículum aceptable, como para decir bueno, ¡esto no es un proyecto que va a colapsar! pero sin embargo, no decirlo lo hace colapsar porque, esa la vorágine no? que se ha creado, entonces es muy difícil...

M.I. – Entonces, lo que decías tú de no bajar los brazos y todo eso, nosotros, al ser tantos (somos nueve)...

-- ...(risas) Un montón de brazos...

M.I. - ...Claro, nos turnamos en la “bajada de brazos” entonces, por lo general, no hay tres o cuatro que coincidentemente bajen los brazos no? sino eso sería fatal!, pero siempre hay uno o dos, entonces los demás ¡vamo’ arriba!, cuando uno está pa’rriba otro está pa’bajo, por ejemplo Dionel, que es el que un poco se encarga de toda esta parte estatal y gubernamental, de los trámites y todo, el tipo viene con un caída de pecho! de toda la semana, y bueno está todo el mundo ahí, vamo’arriba!, porque es importante, la permanencia el estar siempre, que te vean, el insistir y, golpear las puertas hasta sangrar los nudillos no?.

-- Desde esta tribuna, hemos insistido en afirmar, que hay que desintelectualizar la cultura, por otra parte, parece no haber (si bien dicen tener programas y planes) un Modelo, un Proyecto de País, un decir: esto es lo que queremos tener y hacer en cuanto a la cultura...

A.S. – Acá como que parece, que prepondera la idea de que, la cultura no trae dinero, la cultura no genera divisas, cuando es el principal, muchas veces, como en muchos países, el principal ingreso...

-- Como que hubiese estereotipos, donde la cultura estuviese renegada o prohibida de ser comercialmente aceptada y  viable...

M.I. - ...Ahora me hicistes entrar, ahora me aguantás! (risas) No! ...están los “boliches”, que eso es otra, bueh!, otra “fauna”, asquerosa!...

-- ¿Asque-roscas? bueno, para llamar las cosas por su nombre... (...)

M.I. – Hay de todo, a veces cosas insólitas, con dueños de boliches, pero ...por suerte ahora hace tiempo que abandonamos los boliches, ya no nos calentamos más, en algún momento, algún dueño de boliche te llegaba a decir, sí vénganse pero, - aparte de decirte que somos muchos – ta? que ese es otro tema viste, somos muchos pa’qué!, o somos pocos pa’qué! (sic) pero no importa, nosotros somos nueve, el tipo decía: sí pero, son muchos! ...sin batería!, ... una cosa insólita no?!, es como si yo te diga: dos brazos tenés? no! cortáte uno y vení! dos brazos es mucho...

A.S. - ...Como a un pintor ...querés exponer acá? bueno pero no hay mucho espacio, tenés que sacarle todos los marcos, y hacer cuadros más chicos...

M.I. - ...De este tipo de cosas, está lleno no?. Hagan una cosa, en vez de nueve, hagan lo mismo pero, vengan cuatro pero, escucháme! estás consciente de lo que me estás diciendo? ¡cómo, hagan lo mismo y vengan cuatro! por algo hacemos esto, con nueve personas!...

A.S. - ...Si, si y no solo ahí, nos ha pasado en muchos medios, en una entrevista de televisión, nos pasó que (hagan lo mismo pero vengan tres, acota Mario) (risas) que llegamos y como que, no se!, se ve que habían preparado, habían hecho las tres marquitas del trípode de la cámara, y tenía que ir allí! no?, entonces como éramos dos más, del número que habíamos dicho que íbamos, causaba un problema! entonces estuvimos un rato peleándonos, para que bueno, si somos nueve...

-- La cámara un poquito más atrás...

M.I. – Claro, si era tan sencillo como eso!. No, que las luces, no se que! bueno, nosotros vamos un poquito más atrás, la cámara un poquito más adelante, vamos a arreglarnos...

-- Mala voluntad, de pronto..

A.S. – No se, no se yo por eso...

M.I. – Después apareció la voluntad, no? la buena voluntad, por suerte sí!, claro, en esa oportunidad fuimos los nueve pero, era la alternativa, mirá: es esto, o nos tenemos que ir...

A.S. – Además, toda la responsabilidad recae sobre el artista, no sobre el boliche, ni la cantidad, el dueño, el que está en ese boliche y vea! en realidad es el grupo el responsable de levantar o no, el espectáculo, de hacer que lo vengan a ver o no!, así que entrar en ese juego así, de justamente que te estén marcando, es falta de sensibilidad...

-- Es aquello de que yo soy el jefe, soy el dueño del boliche, soy el que digo por encima de:

M.I. – Soy el dueño del boliche, soy crítico musical, soy todo no? Pero aparte, hay una mentalidad, generalizada en todos los boliches, que el dueño del boliche te dice: bueno, ¿cuántos son? tá, ¿cuánta gente pueden traer? ... entendés? entonces te convertís en ... porque, yo a mi madre le puedo decir dos veces que vaya a verme! pero ya tres no!, entonces a la tercera vez, al boliche ya no podemos ir, porque no podemos llevar público!

A.S. – Claro, y entonces el boliche no te ofrece un, un porcentaje de producción, de difusión, acorde, no, no! todo a cuenta del número que yo llevo y, los arreglos son siempre lo mismo no?, bueno, vamos a las entradas, por un precio fijo, entonces...

-- Y ...¿autogestión?

A.S. – Que! comprarnos un boliche? (risas) (...)

A.S. – Si, si, con el espectáculo “Percepciones” pasó eso...

M.I. – Con el disco pasó eso ...con la página Web nos pasa eso, (www.sobremaderas.com) o sea, todo lo que tenemos nosotros, no solo porque, porque tres o cuatro de nosotros tenemos la particularidad de ser meticulosos, casi clínicos, entonces no hay mejor cosa que lo que puede hacer uno mismo...

A.S. – Si, pero lo bueno es que somos nueve para que esos “caprichos” también se discutan y, se llegue a un acuerdo, un consenso. Por eso pasa que, “Sobremaderas” tiene una voz, de la cual forman parte, la meticulosidad y los caprichos de cada uno...

-- Podemos decir que, Sobremaderas, más que un grupo es una organización.

A.S. – Es un clan! te diría yo... (risas)

M.I. – Si, apuntamos a eso Jorge, en serio, tenemos todo bien “aceitado” los engranajes perfectos como para que a lo que entre una propuesta, un proyecto, se canalice, tipo empresa no?.

-- Son optimistas.

M.I. – Muy optimistas...

A.S. – Claro, porque somos ambiciosos y, porque bueno insistimos, insistimos en lo que nos gusta, porque queremos profesionalmente, vivir de esto. Sabemos que estamos en un lugar donde es muy difícil, hacer lo que nosotros nos proponemos, pero bueno, eso no nos amilana.

-- El desafío hace que el resultado sea más deseado. O, lo hicimos porque no sabíamos que era imposible!.

A.S. – Es como la idea del romanticismo, creo que, si llegamos prontamente a vivir y muy cómodamente de esto, sería muy catastrófico para nosotros...

M.I. – Si, y si bien llevamos medio cassette quejándonos (que no está de más) si nos extrapolamos y vemos lo que nos está pasando, no hay mucho de que quejarse!. Nosotros tenemos un disco (que nos conforma bastante) en la calle, que es aceptado por el público, vamos a una actuación y también es aceptado bien por el público, tenemos proyectos, de irnos del País, de irnos y volver, o de irnos definitivamente, entonces no hay demasiado de que quejarse, sobretodo viendo los antecedentes de toda la historia de la música popular de este País, no nos está pasando nada diferente a lo que le pasó a Tótem, a Sindikato, a Días de Blues ...a Los Olimareños!

-- El grupo, es el grupo y sus circunstancias. Pero el futuro es promisorio.


Tan promisorio como se lo propongan, con esa fuerza y ese optimismo. Claros como están de cual es el papel que les toca desarrollar en esta sociedad, un tanto aletargada, actual en algunas cosas pero, muy distanciada de la realidad en muchos otros aspectos. El cordón umbilical habrá de ser definitivamente roto, y gente como Mario, como Aldo, y todos sus compañeros de “Sobremaderas” con esa sencillez y con la humildad del que sabe que sabe y que su tiempo habrá de venir, trabajan y se esfuerzan por mostrar a propios y extraños lo que somos y que tan grandes podemos ser.

Fue muy agradable, positivo. No faltarán oportunidades para volver a vernos, para conversar, por ahí vendrán los Video-Clips, seguramente el próximo CD, la nueva etapa y nosotros, yo, quisiera estar en la primera fila. Tener la satisfacción de sentirme amigo, cercano. Y, les prometo
(Mario, Aldo, muchachos!) que ante una nueva entrevista, llevaré yo la yerba para el mate – los bizcochos? -y, si se me permite seré el que cebe. (JR)



| INICIO | TRAYECTORIA | ESPAÑA 2005| VIAJES| CORREO | CONTACTO |

Copyright © 1999 -  SOBREMADERAS ® - Todos los derechos reservados.